Inflación en EE.UU.: Fed pierde por fin el control; el colapso es inminente

La idea errónea es que la Reserva Federal tiene la inflación bajo control. El rápido descenso desde los máximos del 9.1% no es en absoluto el resultado de una política monetaria acertada; más bien se debe a la caída de los precios del petróleo, afirma Schiff.

Acaban de publicarse las últimas cifras de inflación en EE.UU. y son una bofetada en la cara. En los últimos meses, el mercado ha creído insistentemente que la inflación se situaría pronto en el 2% y que el banco central estadounidense recortaría entonces rápidamente las tasas de interés para evitar una recesión.

Los datos, sin embargo, dicen algo completamente distinto. Los precios al consumo tocaron fondo en el 3.0% en julio y suben por segundo mes consecutivo. En agosto, el índice de precios al consumo fue del 3.7% anual, por encima del 3.6% previsto. En términos mensuales, el IPC (Índice de precios al consumidor) subyacente también se aceleró hasta el 0.3%, mientras que los analistas esperaban sólo un 0.2%.

Peter Schiff explica por qué es así y por qué es mejor no esperar que bajen la inflación y las tasas de interés en su último artículo.

La idea errónea es que la Reserva Federal tiene la inflación bajo control. El rápido descenso desde los máximos del 9.1% no es en absoluto el resultado de una política monetaria acertada; más bien se debe a la caída de los precios del petróleo, afirma Schiff.

Incluso la caída de los precios del petróleo no siguió la llamada del mercado, porque no se basó en la caída de la demanda. Por el contrario, fueron el resultado de un aumento de la oferta por parte del gobierno estadounidense, que vendió las reservas estratégicas de petróleo del país.

Con información de: Investing.com| Nota original

Más noticias