Logo personal
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
NOTICIAS

Decisión Banxico: ¿Golpe final a expectativas de recorte a tasas en 2023?

La decisión de política monetaria de septiembre es la última donde actualmente existe una unanimidad entre las expectativas de los analistas, quienes perfilan a Banxico dejando el mismo nivel de la tasa de referencia que ha mantenido desde marzo.

A las 13:00 horas de este jueves, 28 de septiembre, los mercados y los analistas estarán particularmente atentos a la decisión de política monetaria del Banco de México (Banxico). Para el nivel de las tasas, en sí, no se esperan grandes sorpresas; sin embargo, el tono y las palabras que la Junta de Gobierno imprima en el comunicado serán cruciales para ajustar las expectativas sobre si el recorte de las tasas llegará este año, algo cada vez menos probable.

“Esperamos que Banxico deje las tasas de interés sin cambios en 11.25%, en línea con el consenso y con el mensaje claro de la junta sobre su intención de mantener las tasas en los niveles actuales durante un período prolongado (…) Esperamos que la declaración de política siga reforzando este compromiso de mantener las tasas elevadas y mantener el equilibrio de riesgos para la inflación sesgado al alza”, señalaron los analistas de UBS (SIX:UBSG).

La decisión de política monetaria de septiembre es la última donde actualmente existe una unanimidad entre las expectativas de los analistas, quienes perfilan a Banxico dejando el mismo nivel de la tasa de referencia que ha mantenido desde marzo. Para adelante, aún hay divergencias en las visiones.

En la edición más reciente de la Encuesta Citibanamex de Expectativas, dada a conocer hace 8 días, 3 de 33 participantes pronosticaron el primer recorte para la reunión de noviembre de 2023, mientras que 7 participantes lo proyectaron para diciembre de 2023.

“Hacia adelante en el año, esperamos un recorte de tasas de 25 puntos en el cuarto trimestre, cuando la comprensión de que las tasas en Estados Unidos han tocado el techo permitiría a Banxico relajarse un poco y prevemos que el escenario base es que el peso fluctúe en el rango de 17.30-18.20 unidades por billete verde en el cuarto trimestre del año”, pronostican en Octa.

Aún así, la mediana de los encuestados ya perfila el inicio de la relajación monetaria hasta febrero de 2024.

Desde la última reunión de política monetaria hasta ahora, diversos factores han saltado a la luz, incluyendo el Paquete Económico 2024 presentado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) que propone un déficit histórico y que podría generar presiones inflacionarias.

“Banxico puede compartir preocupaciones similares, lo que probablemente aumentaría su cautela. Además, a Banxico le puede preocupar que los ingresos de los hogares reciban un impulso en un momento en que el consumo ya es sólido”, señalaron en UBS.

A esto se suma el aumento en los precios internacionales del petróleo, la reciente depreciación del peso mexicano que desde la reunión de agosto hasta esta mañana, la divisa local ha cedido un 3.3% frente al dólar.

Los analistas creen que estos serán factores que abonarán a que Banxico se abstenga de recortar las tasas este año, a pesar de que las tasas reales ex-ante (que consideran las perspectivas inflacionarias a 12 meses) estén llegando a un nivel restrictivo, en niveles del 7%, frente al 3.4% que es el extremo superior de neutral.

“Es probable que Banxico siga mirando hacia atrás en el corto plazo y mantenga estable su tasa de política al menos durante esta próxima reunión y las dos siguientes en el cuarto trimestre de 2023. La inflación está cayendo en general en línea con la trayectoria esperada recientemente actualizada por Banxico, por lo que no anticipamos cambios importantes en sus pronósticos de inflación”, dijeron los economistas de BBVA Research.

Con este panorama, el grueso de las proyecciones ya anticipan que el próximo movimiento de tasas será hasta el primer trimestre de 2024, probablemente en febrero, uniéndose así a los principales bancos centrales de la región, como Chile y Brasil, que ya iniciaron la flexibilización de sus posturas monetarias.

A pesar de la reciente depreciación, el fortalecimiento del peso durante 2023, junto con las altas tasas reales, han llevado las condiciones monetarias a un territorio muy restrictivo. Aunque hemos retrasado la expectativa del inicio de un ciclo de recortes de tasas al primer trimestre de 2024, seguimos pensando que en un contexto de caída de la inflación, Banxico eventualmente intentará evitar un mayor endurecimiento de la postura de política monetaria, incluso si la Fed termina subir las tasas una vez más o seguir manteniéndolas estables”, expusieron en BBVA Research.

Así, de la decisión de esta tarde dependerá si los analistas siguen buscando pistas que les permita mantener la ventana abierta a un recorte de tasas a fin de año, o descartarlo por completo y ajustar sus proyecciones que integren el inicio de la flexibilización de la política monetaria hasta el 2024.

Con información de: Yahoo! finanzas | Nota original

Más noticias