Logo personal
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
NOTICIAS

Gasolina, gas y petróleo serán inasequibles: Conflicto en Medio Oriente

El actual conflicto de Oriente Próximo vuelve a tentar a los expertos a hacer atrevidas declaraciones que serían deseables pero, como nos enseñó Wilhelm Busch, las cosas suelen resultar distintas de lo que uno piensa.

«Las cosas no siempre salen como uno espera». Esta cita de Wilhelm Busch tiene su razón de ser en casi todas las situaciones de la vida y, como se ha demostrado, también en el mercado financiero.

Cuando estalló la crisis de las hipotecas de alto riesgo en Estados Unidos en 2007, el banco central y los políticos dijeron que se trataba de una crisis localizada y que no había amenaza de contagio. Los mercados confiaron en esta afirmación hasta el último segundo, cuando ya era demasiado tarde. La situación se convirtió en una crisis financiera y de deuda en toda regla, en contra de la valoración oficial.

Cuando la inflación cobró vida como resultado de años de tipos de interés bajos, la constante impresión de dinero nuevo y los estrangulamientos de la oferta, se dijo que era sólo temporal. Sin embargo, los precios al consumo subieron más de un 10% y a día de hoy no se espera que se vuelva a alcanzar el objetivo del 2%.

El actual conflicto de Oriente Próximo vuelve a tentar a los expertos a hacer atrevidas declaraciones que serían deseables pero, como nos enseñó Wilhelm Busch, las cosas suelen resultar distintas de lo que uno piensa.

La expresidenta de la Reserva Federal y actual secretaria del Tesoro estadounidense, Janet Yellen, declaró en la reunión anual del Fondo Monetario Internacional (FMI) que la guerra de Israel contra Hamás no tiene potencial para repercutir en la economía mundial.

«Aunque estamos observando el posible impacto económico de la crisis [en Israel], no creo que tenga un impacto material en las perspectivas económicas mundiales», afirmó.

Pero el contagio podría producirse antes de lo que les gustaría a los mercados, porque Israel ya estuvo en el centro de una guerra en los años 70 que golpeó a Occidente en su talón de Aquiles. La OPEP impuso un embargo de petróleo a todos los partidarios de Israel, lo que hizo que el precio del crudo se disparara casi un 300%.

En Alemania se prohibió conducir los domingos, se impusieron límites de velocidad y el desempleo pasó de 273.000 personas en 1973 a más de un millón sólo dos años después. El milagro económico alemán, que había registrado tasas de crecimiento del 8% hasta el embargo del petróleo, terminó de forma abrupta: la era del petróleo barato había llegado a su fin.

Los inversores deberían prepararse para un escenario similar 50 años después y no fiarse de los expertos de los bancos centrales y la política.

Estados Unidos ya se está preparando para intervenir y ya ha colocado su mayor portaaviones en el Mediterráneo oriental, mientras que Alemania se aferra a la idea de que Israel es la razón de Estado de Alemania.

Pero poca gente es consciente de lo que esto significa exactamente, como explica el experto en Derecho Constitucional Prof. Dr. Joachim Wieland. Significa el apoyo irrestricto a Israel, porque Alemania siente una obligación para con Israel debido a su historia.

No importa lo que Israel pida al Gobierno alemán, éste lo hará sin importar las consecuencias. Esto incluye no sólo armas, munición y dinero, sino también soldados, como explica Carlo Masala, profesor de Ciencias Políticas:

«Si realmente se toma en serio que esto forma parte de la razón de Estado alemana, entonces moral y políticamente tiene una especie de rango constitucional… Alemania tendría que intervenir activamente… si la existencia de Israel se viera amenazada».

Los acontecimientos ya no se limitan a Israel y la Franja de Gaza, pues Hezbolá está bombardeando Israel desde el norte y Siria está atacando los Altos del Golán. Si comienza la ofensiva terrestre para destruir a Hamás, otras fuerzas amenazan con ponerse del lado de Hamás, para empezar los palestinos de Cisjordania.

En caso de que Estados Unidos intervenga activamente, la reacción de la OPEP no se hará esperar. Tuomas Malinen habla de un embargo de petróleo contra Estados Unidos y Europa, como en la década de 1970.

Incluso Irán, que no reconoce a Israel como Estado, podría desencadenar por sí solo una crisis energética mundial, porque el país controla el estrecho de Ormuz, por el que se transporta una sexta parte del petróleo mundial y un tercio del gas natural licuado que se consume.

Los precios del petróleo y el gas se dispararían de forma similar a lo ocurrido en 1973, y con ellos la inflación. Los bancos centrales tendrían que subir los tipos de interés hasta cotas vertiginosas y la economía mundial entraría en barrena. Sobre todo en Europa, que ya está en recesión.

Con información de: Investing.com | Nota original

Más noticias