Logo personal
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
NOTICIAS

Elon Musk frena la euforia de Tesla en México: ¿Gigafactory, en riesgo?

Bajo este panorama sobre la economía global, Elon Musk también ha frenado las expectativas de que Tesla pise a fondo el acelerador para la construcción de su nueva Gigafactory en México

Tal como lo había advertido Elon Musk desde abril, la tormenta económica también está pesando sobre Tesla (NASDAQ:TSLA).

El sombrío panorama expuesto por Musk en una llamada con inversionistas tras la presentación de las cifras del tercer trimestre que decepcionaron al mercado, han hecho que las acciones se desplomen más 9% este jueves al valorarse en 220.46 dólares al filo de las 09:00 horas, tiempo de la ciudad de México.

Ayer, el magnate dijo que un entorno de tasas de interés altas, con la posibilidad de que suban todavía más y se mantengan en niveles elevados por un periodo prolongado, puede significar una afectación a la demanda de automóviles.

“Para la gran mayoría de las personas, comprar un automóvil se trata del pago mensual y a medida que aumentan las tasas de interés, la proporción de ese pago mensual aumenta. Si las tasas de interés se mantienen altas o si suben aún más, es mucho más difícil que la gente compre el vehículo, o simplemente no pueden permitírselo”, sostuvo ayer durante una llamada con inversionistas.

Bajo este panorama sobre la economía global, Elon Musk también ha frenado las expectativas de que Tesla pise a fondo el acelerador para la construcción de su nueva Gigafactory en México, que será instalada en el municipio de Santa Catarina, en el estado norteño de Nuevo León.

“En México estamos sentando las bases para comenzar la construcción y estamos abordando todos los temas a largo plazo, pero creo que queremos tener una idea de cómo es la economía global antes de ponernos de lleno con la fábrica de México”, asestó Musk.

Aunque esto no quiere decir que los planes se hayan pausado o cancelado. Pero para disipar las dudas, Elon Musk pronosticó que las fases iniciales de la construcción de la Gigafactory en Nuevo León tendrán lugar el próximo año.

“Definitivamente estamos haciendo la fábrica en México, nos sentimos muy bien con eso. Nos esforzamos mucho en buscar diferentes ubicaciones y nos sentimos muy bien con esa ubicación (Nuevo León), y vamos a construir una fábrica allí y va a ser genial. La cuestión es realmente sólo una cuestión de tiempo, simplemente las tasas de interés tienen que bajar”, comentó.

Si algo quedó claro en la llamada con inversionistas es que, por el momento, México no es la prioridad de Tesla. Vaibhav Taneja, director de Finanzas de la armadora, comentó que la prioridad actual es en realidad maximizar la producción de las líneas existentes con enfoque en la eficiencia.

“Mejorar como siempre mantener una alta calidad y reducir el costo por unidad será tan crítico como aumentar el volumen de producción. Para México, estamos trabajando en infraestructura y el diseño de la fábrica, en paralelo con el desarrollo de ingeniería de la nueva producción que se fabricará allí”, comentó el directivo.

Se enfría la emoción por la Cybertruck

Durante la llamada, Elon Musk también aprovechó para moderar el entusiasmo y las expectativas sobre su nueva camioneta eléctrica, la Cybertruck, que comenzará a entregar el próximo 30 de noviembre.

«Es un gran producto, pero financieramente tomará entre un año y 18 meses antes de que contribuya significativamente al flujo de caja positivo. Desearía que hubiera alguna forma de que eso fuera diferente, pero eso esa es mi mejor suposición», reconoció ante los inversionistas.

Así, Tesla busca sortear la tormenta luego de reportar que en el periodo comprendido entre julio y septiembre, la facturación de la armadora de vehículos eléctricos sumó 23,400 millones de dólares, lo que representó un crecimiento del 9% comparado con el mismo periodo del año pasado y quedándose corta con las expectativas del mercado que esperaba un repunte mayor al 13%.

Las utilidades netas, en tanto, tuvieron una caída anual de 37% al sumar unos 2,318 millones de dólares. De esta forma se anotó un beneficio por acción (BPA) de 0.66 dólares, decepcionando a los analistas que proyectaban unos 0.73 dólares.

«Los inversores se quedaron queriendo más de Tesla, que se somete a un estándar más alto que cualquier otro fabricante de automóviles. Las preocupantes cifras de ventas de Tesla en China indican que la demanda de sus vehículos se está desacelerando más de lo esperado ante la creciente competencia de las empresas locales de vehículos eléctricos, incluida BYD. Nio (NYSE:NIO) y XPeng», dijo el analista senior de Investing.com, Jesse Cohen,.

«La gran pregunta es si esto es sólo un problema pasajero o signos de un cambio mayor entre los consumidores, ya que las crecientes tasas de interés y un contexto económico más débil desalientan a los consumidores a realizar compras costosas», agregó.

Con información de: Investing.com | Nota original

Más noticias