Logo personal
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
NOTICIAS

La economía acumula ocho trimestres de crecimiento

Una etapa tan larga de crecimiento económico no se había observado desde el tercer trimestre de 2013 al tercero de 2015, cuando la economía consiguió acumular nueve periodos consecutivos en terreno positivo.

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 1 (EL UNIVERSAL).- La economía mexicana mantuvo su marcha en el tercer trimestre de 2023, al reportar un crecimiento de 0.9% respecto al periodo inmediato anterior, con lo que ligó ocho periodos al alza, de acuerdo con los resultados de la Estimación Oportuna del Producto Interno Bruto (PIB) llevada a cabo por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Una etapa tan larga de crecimiento económico no se había observado desde el tercer trimestre de 2013 al tercero de 2015, cuando la economía consiguió acumular nueve periodos consecutivos en terreno positivo.

Entre los principales motores del dinamismo del PIB en el tercer trimestre del año, los especialistas de Banorte destacaron la fortaleza de la construcción, con apoyo tanto del sector público como privado, así como la resiliencia en el consumo, con los fundamentales consolidándose en los últimos meses.

No obstante, los expertos del banco advierten algunos retos, como la moderación en la demanda externa, impactando el dinamismo dentro de algunos rubros de manufacturas, y la depreciación del tipo de cambio en los últimos dos meses, así como renovadas presiones en precios.

La economía mexicana ha observado una importante solidez en el año. Sin embargo, se prevé que se vaya desacelerando, conforme se resientan los efectos del apretamiento monetario del Banco de México (Banxico) y del enfriamiento de la actividad en Estados Unidos, dijo Alejandro Saldaña, economista en jefe del grupo financiero Ve por Más.

Por actividades, se estima que el PIB industrial registró un crecimiento de julio a septiembre de 1.4% respecto al segundo trimestre de 2023, la cifra más elevada desde el primer trimestre de 2022.

A su interior, la construcción sigue avanzando a tasas elevadas impulsada por infraestructura y proyectos inmobiliarios industriales. No obstante, las manufacturas han sido más débiles, resintiendo el impacto de una demanda externa modesta, además de algunos de los primeros efectos de la huelga en el sector automotriz en Estados Unidos.

Con información de: Yahoo! finanzas | Nota original

Más noticias