Logo personal
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
NOTICIAS

Los riesgos que persisten para el Superpeso: ¿librará los próximos shocks?

Pero al transcurrir este año, que se ha caracterizado por diversos episodios de volatilidad en el mercado cambiario, existe la incógnita de qué tanta vida tendrá el “Superpeso”.

El inicio de noviembre ha sido glorioso para el peso mexicano. Desde la primera sesión del penúltimo mes del año, la divisa ha logrado perforar y mantenerse por debajo del nivel psicológico de las 18.00 unidades, acumulando una ganancia frente al dólar estadounidense de alrededor del 3% en los primeros días del mes y en lo que va del 2023, muestra una apreciación superior al 10%.

Más aún, la Dirección de Análisis Económico, Cambiario y Bursátil de Grupo Financiero Monex han observado que si se compara con el nivel máximo del tipo de cambio en la última década, registrado en marzo del 2020 con 25.3 pesos por dólar, el nivel actual representa una apreciación cercana a 28.8%.

Pero al transcurrir este año, que se ha caracterizado por diversos episodios de volatilidad en el mercado cambiario, existe la incógnita de qué tanta vida tendrá el “Superpeso” rumbo al cierre del 2023 y el próximo año.

Desde Monex consideraron que existe un balance de riesgos sesgado al alza para la moneda nacional, lo que podría llevar a que la apreciación registrada en los últimos días se revierta parcialmente.

Entre los riesgos a nivel local, destacan la ampliación del déficit de la cuenta corriente debido a una posible desaceleración de las exportaciones y las remesas por una menor actividad económica global; asimismo se mantiene latente una reducción acelerada del diferencial de las tasas de interés entre México y Estados Unidos por recortes de la tasa por parte de Banxico y alzas adicionales de la Fed, así como un aumento del riesgo país por temores de recesión en Estados Unidos.

A nivel internacional, observan una pérdida de dinamismo de la actividad económica americana, retomando el escenario de una posible recesión, como resultado de la política monetaria restrictiva en demanda agregada; o un escalamiento de las tensiones geopolíticas entre Israel y Hamás, que propicie que el conflicto bélico se extienda a otros países de Medio Oriente.

De igual manera ven presiones inflacionarias ante nuevos choques de oferta, como el reciente repunte de los precios los energéticos que lleve a los bancos centrales de países desarrollados a profundizar en su postura restrictiva; y que se retrasen los planes de inversión por el nearshoring o que el destino de la relocalización se desvíe a Estados Unidos u otros países, siendo el frente asiático es muy competitivo.

“Ante la posibilidad de que se materialicen algunos de los eventos mencionados, el balance de riesgos para el tipo de cambio se mantiene sesgado al alza. Por ello, en nuestro escenario base estimamos que el tipo de cambio cerrará 2023 en torno a los 17.90 pesos por dólar y que el piso interanual se tocó el 28 de julio, 16.63”, sostienen en una nota de análisis.

Aún con los riesgos latentes, esta proyección resulta más favorable para el peso mexicano respecto al consenso de analistas consultados por el Banco de México (Banxico), el cual prevé que el tipo de cambio se ubicará en las 18.00 unidades al cierre del año.

Y hacia finales de 2024, los analistas de Monex estiman que la paridad peso-dólar se ubicaría en las 19.00 unidades, asumiendo una inercia restrictiva de la Fed y el Banco de México (Banxico) asumiendo que las tasas de interés permanecerán elevadas por un largo tiempo. Esta estimación se encuentra alineada al consenso de especialistas encuestados por Banxico.

Con información de: Investing.com | Nota original

Más noticias