Logo personal
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
NOTICIAS

Desempleo en países de la OCDE se mantuvo en 4.8% en septiembre; España lidera la tasa de paro

La tasa de desempleo de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) se situó en septiembre en el 4.8%, por lo que se mantuvo sin cambios en el nivel más bajo de la serie histórica, que empezó en 2001, según informó este martes el organismo.

La tasa de desempleo de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) se situó en septiembre en el 4.8%, por lo que se mantuvo sin cambios en el nivel más bajo de la serie histórica, que empezó en 2001, según informó este martes el organismo.

La OCDE señaló a España como el país miembro con mayor tasa de desempleo, con un 12 por ciento.

En el noveno mes del año, la tasa de paro permaneció invariable en 11 países de la OCDE, disminuyó en seis y aumentó en 16.

No obstante, el índice lleva 15 meses consecutivos por debajo del 5 por ciento. De su lado, el número de desempleados entre los países de la OCDE creció en septiembre hasta los 33.261 millones, un alza de 19,000 parados respecto del mes anterior.

Las mayores tasas de paro en la OCDE en el mes de septiembre se observaron en España, con un 12%; Grecia, con un 10%; y Colombia, con un 9.7 por ciento. Por el contrario, los niveles más bajos de desempleo se dieron en Corea del Sur y Japón, con un 2.6% cada uno, por delante de México y República Checa, con un 2.7% ambos, y Polonia, con un 2.8 por ciento.

En el caso del paro entre los menores de 25 años, la tasa siguió en septiembre en el 10.5 por ciento. El desempleo juvenil creció en 16 países de la OCDE y las mayores subidas se observaron en Corea del Sur, República Checa, Luxemburgo y Suecia.

Los mayores niveles de desempleo juvenil correspondieron a España (27.8%), por delante de Suecia (23.4%) e Italia (21.9%). Por el contrario, las tasas más bajas se observaron en Japón (3.7%), Alemania (5.8%) e Israel y México (5.9%).

Con información de: El Economista. || Nota original aquí.

Más noticias