Logo personal
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
NOTICIAS

Pemex devuelve campo petrolero que ganó en la ronda 3.1

Petróleos Mexicanos (Pemex) se sumó a las empresas que han devuelto contratos adjudicados en las rondas de la pasada administración, luego de que la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) concluyó la renuncia a la totalidad de un área contractual equivalente al 10% de lo que recibió como operador en la administración pasada.

Petróleos Mexicanos (Pemex) se sumó a las empresas que han devuelto contratos adjudicados en las rondas de la pasada administración, luego de que la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) concluyó la renuncia a la totalidad de un área contractual equivalente al 10% de lo que recibió como operador en la administración pasada.

El área se ubica en aguas someras, frente a la costa de Tabasco, con una superficie de 1,027.39 kilómetros cuadrados, correspondiente al contrato CNH-R03-L01-G-CS-02/2018 en la modalidad de producción, operado por Pemex Exploración y Producción.

En la licitación 3.1 en que Pemex fue la mayor ganadora, el gobierno aseguró que se ejecutarían inversiones de más de 8,600 millones de dólares entre los 16 contratos adjudicados. De esta forma, se esperarían por lo menos 540 millones de dólares por bloque, en caso de que resultaran exitosos desde la exploración, lo que no fue el caso de este bloque, que fue devuelto con un pago de 20,031 dólares por concepto de derechos por exploración pagados al Estado, únicamente.

En rondas, Pemex obtuvo la adjudicación de ocho bloques petroleros para fungir en el rol de operador en una superficie conjunta de 9,673 kilómetros cuadrados.

Según se aprobó en la 22 sesión extraordinaria del órgano de gobierno del regulador, el 27 de octubre pasado, la Unidad de Administración Técnica de Asignaciones y Contratos (UATAC) entregó el informe de conclusión relativo a la verificación del cumplimiento de las cláusulas contractuales, así como a lo previsto por la normatividad aplicable.

En el informe presentado, la UATAC constató el cumplimiento de las obligaciones contractuales y de las demás obligaciones subsistentes por parte del contratista, que en este caso se trató de la empresa del Estado.

Adicionalmente, se dejaron a salvo las facultades de verificación de otras autoridades, explicaron. El proyecto de autorización de la renuncia que presentó el equipo técnico al órgano de gobierno de la CNH no incluyó sanciones para Pemex Exploración y Producción por esta renuncia, ya que hasta la fecha de su solicitud se mantuvo al corriente de sus obligaciones de inversión en el área.

Según el seguimiento de administración de contratos que realiza la CNH, para esta área se comprometieron 2,668 unidades dentro del programa mínimo de trabajo a cumplir que incluyó actividades exploratorias y de inspección y delimitación del campo. Finalmente, se llevaron a cabo trabajos equivalentes a 4,788 unidades, con lo que quedó rebasada la obligación de la contratista, aunque no hubo ninguna perforación de pozos durante los trabajos.

Originalmente, el contrato tendría una vigencia de 30 años, con lo que concluiría en 2048, luego de su inicio en junio de 2018.

De manera oficial un total de 5,420 kilómetros cuadrados de áreas petroleras serán reincorporados para futuras licitaciones ya que fueron objeto de renuncias que ya concluyeron por parte de seis contratistas, según información de la Comisión Nacional de Hidrocarburos.

Esta superficie es menos de la mitad de lo que han devuelto los contratistas, ya que una vez concluidos los procesos de renuncia que siguen en evaluación se habrá regresado al Estado 24 áreas, que son más de la quinta parte de lo que se adjudicó en la administración pasada mediante contratos.

A la vez, la CNH confirmó que el país tiene todavía el equivalente a 23% de los recursos hidrocarburos con posibilidad de extracción sin desarrollo alguno y sin formar parte de alguna asignación de Pemex o contrato de alguna empresa en el país.

Desde abril pasado, la Asociación Mexicana de Empresas de Hidrocarburos (Amexhi) alertó sobre la caída que se observará en los próximos dos años en la actividad exploratoria de las petroleras privadas que han llegado a México.

Con información de: El Economista || Nota original aquí.

Más noticias