Logo personal
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
NOTICIAS

El lavado de dinero, el desafío oculto que deberá afrontar Milei en Argentina

El próximo 10 de diciembre, Javier Milei tomará posesión como presidente de Argentina, una nación que enfrenta varios retos, especialmente económicos, y uno de ellos es su relación con el crimen organizado y el lavado de dinero.

El próximo 10 de diciembre, Javier Milei tomará posesión como presidente de Argentina, una nación que enfrenta varios retos, especialmente económicos, y uno de ellos es su relación con el crimen organizado y el lavado de dinero.

Milei ha expresado que durante su mandato no habría lugar para la tibieza, ni para las medias tintas. Esto, a decir de los especialistas, es un mensaje que puede repercutir en su lucha contra el crimen organizado y las finanzas ilícitas.

De acuerdo con un análisis de Insight Crime, su posición geográfica, situada entre centros de producción de cocaína y marihuana, hace que Argentina sea vista como atractiva para los grupos del narcotráfico tanto nacionales como internacionales.

Asimismo, su frontera es larga y porosa, lo que dificulta reprimir la afluencia de drogas.

«Además de una inflación de tres dígitos, una polarización política extrema y una deuda pública en ascenso, tendrá que enfrentarse a estructuras criminales arraigadas en suelo argentino», se puede leer en el informe de la agencia enfocada al estudio de las amenazas a la seguridad de América Latina y el Caribe.

En un contexto en que la corrupción y el narcotráfico son males de todos los días en Argentina, el lavado de dinero se vuelve imprescindible para blanquear las ganancias criminales en la nación sudamericana.

Según Insight Crime, si Milei quiere hacer frente a los problemas del crimen organizado en Argentina, es necesario que aumente la capacidad del país contra el blanqueo de capitales.

¿Cuáles son sus vulnerabilidades?
De acuerdo con el análisis, rara vez los casos de lavado son juzgados en Argentina, esto debido a que carece de una base de datos centralizada de pruebas para las investigaciones.

Asimismo, la mayor parte de su economía es informal, es decir que se basa en pagos en efectivo, lo cual dificulta el seguimiento de las operaciones financieras.

«Los grupos criminales locales han sabido aprovechar estos puntos débiles para lavar dinero proveniente de numerosas actividades delictivas, como el narcotráfico y la trata de personas. Grupos transnacionales, como el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y la familia de Pablo Escobar también han lavado dinero en Argentina», detalla el informe.

Antecedentes
En marzo próximo, se espera que Argentina sea sujeto a una nueva evaluación por parte del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) contra el lavado de dinero y financiamiento al terrorismo, como parte de la cuarta ronda de evaluaciones de este organismo internacional.

En la última evaluación del GAFI a Argentina, que se dio a conocer en 2010, se concluyó que la evasión de impuestos junto con el tráfico de drogas son los delitos que generan los mayores montos para blanquear en esa nación.

«Las operaciones de lavado de activos que se realizan en el país se hacen a través de operaciones financieras que involucran centros internacionales específicos», se puede leer dentro de los resultados del informe de GAFI del 2010.

Respecto a las actividades profesionales no financieras designadas (lo que en México se conoce como actividades vulnerables), el informe destaca que las operaciones de lavado identificadas corresponden a transacciones por medio de abogados o contadores, así como el uso de estructuras societarias y creación o adquisición de negocios relacionados con el transporte, para el contrabando de dinero.

De acuerdo con Insight Crime, actualmente el gobierno argentino estudia reformas para reforzar la ley que creó su Unidad de Información Financiera; sin embargo, la agencia destaca que Milei necesitará voluntad política para perseguir casos de alto perfil si quiere dar un golpe contundente a las operaciones financieras del crimen organizado.

Con información de: El Economista. || Nota original aquí.

Más noticias