Logo personal
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
NOTICIAS

Tarifas reprimidas, desafío para la inflación en Argentina

Las tarifas de los servicios públicos como el transporte y la distribución de energía eléctrica y el gas natural, y los subsidios a los usuarios, representará uno de los principales desafíos en materia macroeconómica del gobierno de Javier Milei.

Las tarifas de los servicios públicos como el transporte y la distribución de energía eléctrica y el gas natural, y los subsidios a los usuarios, representará uno de los principales desafíos en materia macroeconómica del gobierno de Javier Milei.

Por el atraso de las tarifas respecto a la inflación en los últimos cuatro años, acomodar la distorsión de estos precios relativos puede llevar a aumentos superiores al 400% para los más pobres.

Según el Instituto Interdisciplinario de Economía Política (IIEP) de la UBA y el Conicet, en octubre el atraso tarifario en las facturas eléctricas del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) era de 67% para los hogares de Nivel 1 -N1- de la segmentación (ingresos altos), 407% para los N2 (ingresos bajos) y 299% para los N3 (ingresos medios). Esos porcentajes incluyen el concepto «energía», que es el costo mayorista que no se trasladó plenamente a los usuarios N2 y N3 -aproximadamente el 65% de los hogares- y el Valor Agregado de la Distribución (VAD), que fija la remuneración a las empresas que prestan el servicio y recaudan.

A partir de la segmentación de tarifas implementada desde octubre 2022 por el Gobierno ahora saliente, las boletas de luz promedio para N2 y N3 cayeron en términos reales un 44% y 38%, respectivamente, mientras que en el caso de los N1 la recomposición fue del 110 por ciento.

Otra forma de medir el espacio sobre el que podrá maniobrar el próximo Gobierno es comparar el peso de los servicios públicos de la energía con relación a los salarios.

Para el IIEP, la suma de luz y gas implica un 3.8%, 1.4% y 1.3% para los usuarios N1, N3 y N2, respectivamente. En 2019, antes de los congelamientos, las tarifas llegaron a representar 5.6% de la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores (RIPTE), un nivel que los economistas consideran óptimo, pero que fue una de las causas del agotamiento del modelo de Mauricio Macri, los subsidios a la energía de enero hasta noviembre 2023 y tuvieron una caída en términos reales de 199 por ciento.

Con información de: El Economista. || Nota original aquí.

Más noticias