Logo personal
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
NOTICIAS

Gran error recorte de tasas de la Fed: Caos en las bolsas inevitable

La realidad fue otra, ya que los miembros del FOMC elevaron a tres sus anteriores expectativas de dos recortes de tasas en 2024.

Tras la publicación de los datos de inflación de EE.UU., la ex presidenta de la Fed y actual secretaria del Tesoro estadounidense, Janet Yellen, tomó el timón. Ella declaró públicamente que no hay absolutamente ninguna razón para que la inflación no descienda hasta el objetivo del banco central.

Antes de la publicación de las previsiones de tasas de interés de la Fed (gráfico de puntos), el analista de Rabobank Michael Every seguía dando por sentado que el FOMC no se dejaría influir por esta fuerte subida. Sería demasiado evidente que el banco central se convertiría en una marioneta de la política en el contexto de las próximas elecciones presidenciales estadounidenses de 2024. Además, la medida de inflación preferida por la Fed, el índice de servicios básicos, es demasiado alta, del 5.28%.

Sin embargo, la realidad fue otra, ya que los miembros del FOMC elevaron a tres sus anteriores expectativas de dos recortes de tasas en 2024, lo que provocó bailes de alegría en los mercados bursátiles.

De todas formas, las navieras ya se mostraban positivas. Prevén un repunte del comercio internacional en 2024, mientras que los precios inmobiliarios en Nueva Zelanda ya han subido un 12.2% anualizado. Comenta Every:

«No puedo imaginarme la situación de locura en la que nos meteremos si la Fed realmente recorta las tasas de interés de forma significativa. Por otro lado, esa es exactamente la razón por la que ciertas personas se están dejando llevar por la especulación».

Pero incluso sin las expectativas de recorte de tasas de interés de la Fed, obviamente impulsadas políticamente, las perspectivas de inflación son miserables. El hecho de que los houthis yemeníes estén atacando barcos en el Mar Rojo solo ha sido advertido por muchos, si acaso, como una nota al margen. Pero ya ha sido suficiente para que las primas de los seguros de la ruta suban casi un 200%, del 0.07% del valor de la carga al 0.2%, según Every.

Tales retos no deben ignorarse más que el hecho de que el Partido Comunista Chino haya prometido su apoyo a la economía para 2024: seguir como hasta ahora es completamente inadecuado. Lo que Occidente necesita, en opinión de Every, es una estrategia a largo plazo, y no es el único.

Existe un comité bipartidista del Congreso de EE.UU. que se ocupa de los retos competitivos a los que se enfrenta China. El 12 de diciembre publicó un documento estratégico de 53 páginas titulado «Reset, Prevent, Build» (Reiniciar, prevenir, construir). Los mercados financieros aún no se han ocupado de ello, y por qué iban a hacerlo, si ni siquiera están en condiciones de ocuparse de los detalles del informe sobre la inflación, según el duro juicio del analista de Rabobank.

Pero el contenido de estas 53 páginas debería resultar familiar a cualquiera que invierta en el mercado financiero y no se limite a especular a corto plazo. Según este documento, el libre comercio, del que la economía mundial y los mercados bursátiles se han beneficiado durante décadas, desaparecerá en el futuro. Los Estados Unidos, como potencia mundial, corren el peligro de hundirse cada vez más en la insignificancia y esto sólo puede evitarse mediante una acción decisiva.

Demócratas y republicanos están de acuerdo en este punto. Solo la introducción de aranceles puede restaurar la influencia económica.

Bajo la presidencia de Donald Trump, se desencadenó una guerra comercial inicial al exigir que China permitiera más importaciones agrícolas estadounidenses para reducir el déficit comercial. Pero lo que se pide en «Reset, Prevent, Build» va mucho más allá: el libre comercio debe llegar a su fin.

La dependencia de China ya no es deseable y los políticos están dispuestos a aceptar las consecuencias. Ya están buscando mercados de exportación alternativos, pues son conscientes de que China reaccionará a los nuevos aranceles con medidas de represalia.

Se va a modificar la Ley de Aduanas de 1930 para reducir el umbral de las importaciones libres de aranceles en Estados Unidos. Esto impedirá que los particulares puedan pedir productos chinos baratos libres de impuestos. En la UE se está trabajando en un planteamiento similar, ya que cada vez entra más dinero en China a través de aplicaciones de compra como Temu & Co, lo que deja en desventaja a los productores y minoristas locales.

Sin embargo, la nueva estrategia no sólo afectará a los mercados financieros indirectamente, sino directamente. Las empresas estadounidenses tendrán que revelar sus riesgos en relación con China. Los inversionistas estadounidenses tendrán que desprenderse de sus participaciones chinas en un periodo de transición de un año, mientras que la transferencia de tecnología estadounidense se dificultará aún más al impedirse las inversiones chinas en Estados Unidos.

Esta es la hoja de ruta aproximada para el futuro económico, desde el libre comercio y los beneficios burbujeantes hasta los bloques comerciales ideológicos y herméticamente cerrados.

Al fin y al cabo, no se trata de los mercados bursátiles, aunque eso ayude al presidente de turno en un año electoral. Pero tanto a demócratas como a republicanos les preocupa asegurar la supremacía de Estados Unidos, y no importa qué bando tenga el presidente. Cada dólar que fluye hacia China debilita su propio poder y fortalece al adversario. Una situación a la que hay que poner fin.

Todos llegan a la conclusión de que esto cambiará el mundo, y en una dirección que ya no permitirá recortes de las tasas de interés y las burbujeantes ganancias de la renta variable asociadas.

Con información de: Investing.com | Nota original

Más noticias