Logo personal
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
NOTICIAS

Crédito a servicios inmobiliarios crece pese a tasa alta por nearshoring

El sector inmobiliario en México ha experimentado un crecimiento significativo en la construcción y servicios inmobiliarios

El sector inmobiliario en México ha experimentado un crecimiento significativo en la construcción y servicios inmobiliarios, impulsado en gran parte por el fenómeno del nearshoring, es decir, la relocalización de empresas multinacionales de Asia Pacífico a México. Según datos del Banco de México, la cartera de crédito vigente al segmento de la construcción para servicios inmobiliarios registró un incremento anual de 15.54% hasta noviembre de 2023.

Este crecimiento en el sector inmobiliario se ha mantenido a pesar del incremento en la tasa de interés de 725 puntos base. Empresarios y desarrolladores de parques industriales han continuado tomando crédito bancario local para construir, evidenciando una fuerte confianza en las oportunidades de negocio que ofrece el nearshoring.

Gabriel Casillas, economista jefe para América Latina en Barclays, destacó que esta tendencia indica que la restricción monetaria no ha impactado negativamente este sector. Las empresas desarrolladoras de parques industriales están solicitando créditos a los bancos operativos en México, lo que muestra una materialización concreta del nearshoring.

El Producto Interno Bruto (PIB) de México para 2023 se estima que fue impulsado en parte por esta relocalización de líneas de producción, con una proyección de crecimiento del 3.4% para el año, según Casillas. Además, se prevé que el nearshoring tendrá un impacto aún mayor en el PIB para 2024, contribuyendo con 0.6 puntos.

El nearshoring se presenta como una tendencia estructural que trasciende los ciclos económicos y se ve reforzada por las tensiones geopolíticas globales, en particular con China y Rusia. Las empresas están reconociendo la necesidad de reubicar sus líneas de producción para estar más cerca de sus mercados objetivo, lo que beneficia al sector inmobiliario y manufacturero en México.

Con información de El Economista | Nota original

Más noticias