Logo personal
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
NOTICIAS

EU propone norma para reforzar el control de los asesores de inversión

Las autoridades estadounidenses tienen la intención de fortalecer las regulaciones contra el lavado de dinero por parte de los asesores de inversión

Las autoridades estadounidenses tienen la intención de fortalecer las regulaciones contra el lavado de dinero por parte de los asesores de inversión, según anunció el Departamento del Tesoro el día de ayer, después de identificar «riesgos relacionados con la financiación ilícita y la seguridad nacional» en este sector.

El Departamento del Tesoro detalló en un comunicado que «muchos asesores de inversión, que supervisan inversiones por valor de decenas de billones de dólares en la economía estadounidense, generalmente no están sujetos a medidas exhaustivas contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo».

La propuesta normativa requeriría que los asesores de inversión registrados ante la Comisión del Mercado de Valores (SEC, por sus siglas en inglés) adopten estas medidas, que incluyen informar sobre actividades sospechosas y mantener registros de los movimientos de fondos.

El Tesoro estadounidense destacó que el sector ha aumentado sus activos bajo gestión casi al doble desde 2015, subrayando la necesidad de reforzar el marco regulatorio.

Los asesores de inversión atienden a una variedad de clientes, que incluyen desde inversionistas minoristas hasta individuos con grandes patrimonios y entidades públicas, a quienes los clientes suelen delegar la autoridad para tomar decisiones de compra y venta de valores.

El Departamento del Tesoro ha identificado casos en los que individuos sancionados y funcionarios corruptos han utilizado asesores de inversión como una entrada para invertir en valores estadounidenses y otros activos. También se han registrado situaciones en las que adversarios extranjeros, como China y Rusia, han invertido en empresas emergentes a través de estos asesores para obtener información sensible.

Con información de El Economista | Nota original

Más noticias