Logo personal
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
NOTICIAS

Construcción tuvo alza récord de 24.4% en el 2023

La construcción en México, impulsada significativamente por proyectos de infraestructura pública como el Tren Maya, el Corredor Interoceánico, carreteras y el aeropuerto de Tulum, experimentó un crecimiento anual récord de 24.4% durante 2023, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Este incremento fue notablemente mayor en comparación con el crecimiento de 4.1% registrado en 2022 y marcó una recuperación respecto al nivel prepandémico de 2019 con un aumento de 3.8%. Sin embargo, aún se observa un déficit de 16.4% respecto al pico alcanzado en 2012.

El sector de la construcción con financiamiento público mostró un crecimiento acumulado de 48.7% de enero a diciembre de 2023, destacando la influencia de los proyectos de infraestructura del gobierno actual. A pesar de este impulso, se prevé un panorama complejo para el futuro del sector, especialmente debido a la cancelación reciente de licitaciones para el programa de conservación carretero, que tenía asignado un presupuesto de 11,000 millones de pesos.

Comparado con 2019, el valor de las obras públicas aumentó en 45.2%, mientras que el sector privado, que representa alrededor del 40% del total de la construcción en el país, experimentó un crecimiento de 10.7% en el último año, aunque aún se encuentra 14.8% por debajo de los niveles de 2019. Es importante destacar que, además de la edificación, sectores como electricidad y telecomunicaciones no lograron superar los niveles prepandemia.

El informe también señala que mientras algunas áreas de construcción siguen creciendo, el sector petrolero y petroquímico fue el único que registró una caída anual de 11.8% en diciembre, aunque en general mostró un crecimiento de 3.6% en 2023 respecto a 2022, lo que representa un incremento de 83.4% comparado con 2019.

Este contexto refleja los desafíos y oportunidades en el sector de la construcción en México, subrayando la importancia de la infraestructura pública como motor de crecimiento y la necesidad de estrategias para sostener la inversión y el desarrollo en el sector privado y otros segmentos críticos más allá de los proyectos gubernamentales.

Con información de El Economista | Nota original

Más noticias