Logo personal
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
NOTICIAS

Ahorros del gobierno, lejos del monto al cierre del sexenio pasado

El panorama actual del Fondo de Estabilización de Ingresos Presupuestarios (FEIP) destaca la complejidad de reconstruir reservas financieras gubernamentales tras un uso intensivo, particularmente en tiempos de crisis como la pandemia de COVID-19. Aunque el FEIP ha experimentado un incremento en su saldo respecto al año anterior, este aún está significativamente por debajo de los niveles vistos al cierre del sexenio anterior, lo que subraya la duración y el esfuerzo requerido para reponer estos fondos de ahorro.

La recuperación paulatina del FEIP subraya la importancia de tener mecanismos de ahorro y estabilización robustos que puedan soportar las fluctuaciones en los ingresos del gobierno y proporcionar un colchón financiero en tiempos de necesidad. La diferencia notable entre el saldo actual del FEIP y el observado al final del sexenio de Enrique Peña Nieto ilustra los desafíos que enfrenta el gobierno para equilibrar las demandas inmediatas de gasto con la necesidad de mantener reservas financieras saludables para el futuro.

La iniciativa de reforma para nutrir el FEIP con ahorros en el costo financiero y otras fuentes subraya un esfuerzo por diversificar y reforzar las vías de financiamiento del fondo. Esto no solo ayudaría a acelerar su recuperación, sino que también podría fortalecer la capacidad del gobierno para manejar fluctuaciones y choques económicos sin recurrir al endeudamiento excesivo o al ajuste drástico de los gastos.

La situación del FEIP también resalta la importancia de una planificación fiscal prudente y de largo plazo, que incluya estrategias efectivas para la reconstrucción de fondos de estabilización después de su uso. A medida que México busca fortalecer sus mecanismos de ahorro y estabilización financiera, será crucial considerar no solo las fuentes de financiamiento del FEIP, sino también las políticas que garanticen su uso eficiente y su preservación para futuras contingencias.

Con información de El Economista | Nota original

Más noticias