Logo personal
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
NOTICIAS

El gobierno destinó 24,162 millones de pesos para atención de desastres naturales

En respuesta al desastre natural provocado por el huracán Otis en Guerrero, el gobierno federal implementó un amplio plan de asistencia y reconstrucción con un presupuesto asignado de 61,313 millones de pesos. Este plan incluye una diversidad de medidas destinadas a abordar las consecuencias inmediatas y a largo plazo del huracán en las áreas afectadas.

La Secretaría del Bienestar recibió la mayor parte de los fondos para desastres naturales, con 24,162 millones de pesos dedicados específicamente a apoyar a la población afectada por fenómenos naturales en 2023. Este enfoque refleja la prioridad del gobierno de dirigir recursos significativos hacia el alivio directo de los ciudadanos en situaciones de emergencia. Sin embargo, se ha señalado la falta de transparencia en la distribución y uso específico de estos fondos, lo que plantea preguntas sobre la eficacia y el alcance exacto de los esfuerzos de ayuda.

La eliminación del Fondo de Prevención de Desastres Naturales (Fonden) y su conversión en un programa social ha generado preocupaciones sobre la suficiencia de los recursos disponibles para responder a emergencias de este tipo. A pesar de los esfuerzos para adaptar el mecanismo de respuesta a desastres del gobierno, persiste la inquietud sobre si los fondos asignados pueden satisfacer plenamente las necesidades de las comunidades afectadas.

El plan de atención al desastre de Otis también incluye inversiones significativas en la reconstrucción de infraestructura, con asignaciones específicas para el sector carretero y urbano, y apoyos para viviendas e infraestructura urbana. Además, se han implementado medidas de alivio financiero, como prórrogas en pagos a instituciones de seguridad social y exenciones fiscales, junto con apoyos directos a hoteles y servicios básicos para los afectados.

Este enfoque multifacético demuestra el compromiso del gobierno federal con la recuperación de Guerrero y las áreas afectadas, pero también subraya la necesidad de una gestión transparente y eficaz de los recursos para garantizar que la ayuda llegue efectivamente a quienes más la necesitan. La situación subraya la importancia de los esfuerzos coordinados y bien administrados en respuesta a desastres naturales, así como la necesidad continua de evaluar y ajustar las estrategias de respuesta a medida que se desarrollan las consecuencias de tales eventos.

Con información de El Economista | Nota original

Más noticias