Logo personal
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
NOTICIAS

La inflación de la zona euro siguió cayendo en febrero hasta el 2.6%

La inflación en la eurozona continuó su tendencia a la baja en febrero, registrando un 2.6% interanual, lo que aunque representa una disminución respecto al mes anterior, fue ligeramente superior a las expectativas de los analistas. Este ritmo más lento de lo esperado en la reducción de la inflación presenta un desafío para el Banco Central Europeo (BCE), que debe evaluar cuidadosamente si el entorno económico justifica un recorte en las tasas de interés.

La inflación se encuentra cerca del objetivo del BCE, que es de aproximadamente el 2%, pero la persistencia de una inflación subyacente relativamente alta, situándose en el 3.1% en febrero, sugiere presiones inflacionarias subyacentes que aún preocupan. A esto se suma el hecho de que el desempleo en la eurozona ha alcanzado su nivel más bajo históricamente, lo que podría añadir presión sobre los salarios y, potencialmente, sobre la inflación a futuro.

Expertos como Jack Allen-Reynolds de Capital Economics y Carsten Brzeski de ING sugieren que es poco probable que el BCE recorte las tasas de interés en el corto plazo, posiblemente posponiendo cualquier reducción hasta junio o más adelante. Esta postura cautelosa refleja la necesidad de más tiempo para asegurarse de que la inflación se estabilice de manera sostenible alrededor del objetivo del 2%.

Además, las variaciones significativas en la inflación entre los países miembros de la eurozona complican aún más el panorama para el BCE. Mientras países como Letonia registran inflaciones tan bajas como el 0.7%, otros como Croacia experimentan tasas más elevadas, del 4.8%. Esta disparidad entre estados miembros señala la complejidad de implementar una política monetaria única que se ajuste a las necesidades de toda la eurozona.

En este contexto, el BCE se encuentra ante el desafío de equilibrar la necesidad de contener las presiones inflacionarias con el objetivo de apoyar la recuperación económica. La decisión sobre las tasas de interés requerirá una evaluación cuidadosa de los datos económicos venideros, especialmente en lo que respecta a la inflación subyacente y la dinámica del mercado laboral.

Con información de El Economista | Nota original

Más noticias