Logo personal
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
NOTICIAS

El BCE cumple el guión y mantiene su tasa de interés en el 4.5% por cuarta reunión consecutiva

En una decisión crucial, el Banco Central Europeo (BCE) ha optado por mantener estables los tipos de interés, conservando la tasa de referencia para sus operaciones de refinanciación en un 4.50%, mientras que las tasas de depósito y de facilidad de préstamo permanecen en el 4% y 4.75% respectivamente. Esta decisión marca la cuarta ocasión consecutiva en la que el BCE decide no modificar los tipos de interés desde la pausa adoptada en octubre, después de haber implementado diez incrementos sucesivos que elevaron el precio del dinero a su nivel más alto en más de dos décadas.

El BCE se muestra optimista, considerando que los actuales niveles de tipos de interés, si se mantienen por un período prolongado, jugarán un papel crucial para lograr una reducción sustancial de la inflación y su retorno al objetivo de 2%. A pesar de esta postura, los mercados anticipan posibles recortes en las tasas de referencia para el verano.

En su estrategia de política monetaria, el BCE enfatiza su enfoque basado en la evolución de datos, especialmente en lo que respecta a las expectativas de inflación, la dinámica de la inflación subyacente y la efectividad de la transmisión de la política monetaria. Asimismo, el BCE se compromete a asegurar que los tipos de interés se mantengan en niveles suficientemente restrictivos el tiempo necesario para estabilizar la inflación.

Respecto a los programas de compra de activos y emergencia frente a la pandemia, el BCE indica que continuará con la reducción prevista del Programa de Compras de Emergencia Pandémica, mientras que reafirma su compromiso de reinvertir el principal de los valores que vencen durante la primera mitad de 2024, para luego disminuir gradualmente estas inversiones hacia finales de año.

Las proyecciones actualizadas del BCE muestran una revisión a la baja de las expectativas de inflación para 2024, anticipando un regreso al objetivo de 2% en 2025. A nivel macroeconómico, se espera que la actividad económica se mantenga moderada a corto plazo, con una previsión de crecimiento ajustada a la baja para este año, aunque se prevé una recuperación progresiva en los siguientes años.

Este contexto refleja los desafíos a los que se enfrenta el BCE en su esfuerzo por equilibrar la estabilidad de precios con el estímulo de la economía en un entorno de inflación decreciente y crecimiento económico moderado, no solo en el ámbito de la zona euro sino también en comparación con las grandes economías globales.

Con información de El Economista | Nota original

Más noticias