Logo personal
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
NOTICIAS

Inversionistas esperarían resultado electoral de EU para seguir con nearshoring

Durante los procesos electorales en curso en México y Estados Unidos, la directora de Análisis Económico y Financiero en Banco Base

Durante los procesos electorales en curso en México y Estados Unidos, la directora de Análisis Económico y Financiero en Banco Base, Gabriela Siller, reconoció la posibilidad de un estancamiento en las inversiones programadas para este año.

Aunque destacó que los mercados ya están familiarizados con Donald Trump y que su figura ya no representa el mismo riesgo para México como en 2016, cuando amenazó con retirar a Estados Unidos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, señaló que «debemos estar atentos a sus cambios de humor».

Después de que Trump quedara como único candidato del Partido Republicano, el tipo de cambio no mostró reacción ante la noticia.

En un panel sobre «El comercio exterior en el contexto electoral binacional» en el «Base Day», Siller opinó que Trump no abandonará el Acuerdo de Comercio con México y Canadá (T-MEC), pero advirtió que esa es su forma de negociar.

Se espera que una eventual victoria de Trump acelere el regreso de inversionistas a Estados Unidos, conocido como reshoring.

En este sentido, México debería preparar una estrategia para atraer la Inversión Extranjera Directa que ya no está llegando a China en medio de la relocalización de empresas que buscan acercarse a América del Norte.

Para ilustrar este punto, Siller explicó que, mientras China solía recibir alrededor de 400 mil millones de dólares en inversiones extranjeras productivas cada año, en 2023 solo captó 30 mil millones de dólares, mientras que México también recibió 30 mil millones. Esta diferencia entre lo que China ya no recibe pero tampoco llega a México representa la oportunidad del nearshoring.

Valeria Moy, directora del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), advirtió que, sin una estrategia de políticas públicas desarrollada desde el gobierno federal, México solo podrá aprovechar una parte de las inversiones productivas que ya no están yendo a China.

Mientras tanto, Carlos Ramírez, socio de la consultora Integralia, señaló que México no debería sentirse demasiado satisfecho al ver que, incluso sin hacer grandes cambios, sigue atrayendo inversión extranjera debido a la relocalización.

«México debería apresurarse para fomentar un mayor crecimiento, avanzar más rápido en impulsar la productividad y sentar las bases para brindar a la próxima generación una mejor calidad de vida», dijo Ramírez. Explicó que el nearshoring implica el desafío de aumentar la escalera de desarrollo exportando productos con mayor valor agregado, una tarea que requiere educación y digitalización.

Con información de El Economista | Nota original

Más noticias