Logo personal
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
NOTICIAS

Crowdfunding para todos; Prestadero va por inversionistas institucionales

El financiamiento colectivo ha estado bajo regulación desde la publicación de la Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera (Ley Fintech) en 2018

El financiamiento colectivo ha estado bajo regulación desde la publicación de la Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera (Ley Fintech) en 2018. Según la Asociación de Plataformas de Fondeo Colectivo (Afico), este segmento ha colocado históricamente alrededor de 10,000 millones de pesos en diversos financiamientos.

Debido al crecimiento del modelo, Prestadero, una Institución de Financiamiento Colectivo (IFC) especializada en préstamos a personas físicas, tiene como objetivo atraer a inversionistas institucionales, como fondos de inversión, Sociedades Financieras de Objeto Múltiple y plataformas de administración de grandes patrimonios.

Según Gerardo Obregón, director ejecutivo de Prestadero, el volumen y los rendimientos del financiamiento colectivo podrían resultar atractivos para los inversionistas institucionales. La estrategia de Prestadero se centra en un crecimiento sostenible y orgánico, en contraste con otras fintech que buscan captar fondos de inversión para expandirse rápidamente.

Prestadero ha experimentado un crecimiento significativo en su base de inversionistas activos, manteniéndose como la segunda firma más grande de su segmento, después de Yotepresto. Durante 2023, su número de usuarios aumentó a 13,906, con mayor concentración en Ciudad de México y Estado de México.

Los inversionistas de Prestadero obtuvieron un rendimiento anual promedio del 18% en 2023. La firma busca proporcionar transparencia a los inversionistas institucionales sobre las personas físicas a las que prestan y el desempeño de los créditos en los que invierten.

Al cierre de 2023, Prestadero facilitó un total de 154 millones 262,2520 de pesos en créditos, con un crecimiento anual del 19.7%. Esto refuerza el potencial del financiamiento colectivo, especialmente en el ámbito de la deuda.

Obregón señala que aún hay espacio para crecer en el mercado del financiamiento personal, ya que las regulaciones permiten montos considerables. Aunque otras IFC buscan actualizarse para ofrecer montos mayores, Prestadero considera que aún tiene margen para consolidarse.

Con información de El Economista | Nota original

Más noticias